viernes, febrero 03, 2006

Reinos de Hierro: Full Metal Fantasy

Los Reinos de Hierro han sido desde su primera aparición, allá por el 2001, de una ambientación especial en todos los sentidos. No solo por su producción editorial, que comenzó primero con una trilogía de aventuras, seguida por el manual de monstruos, y que hasta hace bien poco no contó con una guía de campaña estructurada. No, si no también por el mundo que nos presenta, fusionando steampunk y fantasía oscura de una forma magistral y que desde entonces ha sido imitada pero nunca igualada. Nacidos bajo la primera encarnación de la licencia D20, y que por lo tanto requiere del Manual del Jugador del D&D, esta ambientación consiguió innovar y traer aire fresco a un sistema que amenazaba con quedarse estancado nada más nacer.

Como hemos dicho los Reinos de Hierro nacieron con una trilogía de aventuras, Fuego de Brujas que revolucionaron la escena del rol americano arrasando en los ENnies del 2001 (cosa que volvería a hacer con esta línea y con Warmachine en el 2002 y en el 2004). Desde entonces si algo nos ha demostrado Privateer Press es el cuidado que pone en todos y cada uno de sus productos, aun a costa de serios retrasos que les llevo en el 2003 a publicar el Lock and Load: Character Prime un avance de los que seria la Guía de Personajes, una de las dos partes.

En otra ocasión os hablare de la línea de miniaturas, hermana de los Reinos de Hierro, Warmachine. Pero ahora os dejare con un texto que escribí hará casi tres años para la lista de correo de RdH. Aunque antes, no dejar de mencionaros que Reinos de Hierro (Iron Kingdoms) y Warmachine son productos de Privateer Press distribuidos, y traducidos, en nuestro país por Edge Entertaintment.





El viejo mercenario levanta la cabeza y fija su vista en el joven luchador con una extraña mirada.


¿Los Reinos de Hierro dices? Vaya, ese es el problema de los jóvenes. Creéis que con saber usar la espada o el cayado y con tener a punto vuestra pólvora conseguiréis salir de cualquier aprieto. Pero no es así, ahí, entre la oscuridad se ocultan cosas contra las que no hay combate que valga, y lo único que te servirá es el conocimiento. No, no repliques, puedo ver la incredulidad en tus ojos, joven, pero aunque solo sea por que soy tu sargento siéntate y escucha, callado. Mientras podrías ir asando algo de ese tocino salado, sabe Morrow que incluso un gorax dudaría en comerse eso sin antes carbonizarlo bien.

Lo que ahora conocemos como Reinos de Hierro fue antaño un abigarrado conjunto de ciudades independientes y pequeños estados gobernados por siempre cambiantes señores de la guerra que nunca conseguían imponerse a los demás, aunque claro, eso no les impedía intentarlo una y otra vez. Tal era el caos de aquella época que a estas tierras se les llamaba mil ciudades en referencia a la cantidad de bandos que existían. ¿Como? Si, ya existían los enanos de Rhul y los elfos de Ios, pero a estos les importaban aun menos nuestros asuntos que ahora, y los señores de la guerra les dejaban en paz, los que eran más inteligentes que un lemax y le tenían apego a sus vidas, claro.

Pero lo bueno no dura para siempre, y llegaron los Orgoth. ¿Que quienes eran los Orgoth? ¡Por el Siervo de la Muerte! ¿Dónde demonios te has criado muchacho? Del norte de Khador, ya, eso lo explica. Bien, los Orgoth eran, y posiblemente aun sigan siendo, pero créeme que no desearía jamás encontrarme con uno, una oscura raza de humanos. Si es que puedes llamar así a esos seres dedicados a la guerra, la destrucción y la depravación más absoluta. Créeme, eran peores que un acechador de almas. En fin, los Orgoth ocuparon con yugo de hierro estas tierras durante 800 años, hasta que se consiguió expulsarlos. Pero no antes de que ellos destruyesen todo registro sobre ellos y todo lo que había en su retirada. Si, eran tiempos oscuros, y aun se rumorea que los lideres de la resistencia se vieron obligados a pactar con cosas más oscuras aun que los Orgoth para poder expulsarles. ¡No te rías de estas cosas joven! He visto más en mis días con las tropas de elite del Cisne Negro de las que todo tu clan podría recordar. Hay cosas siniestras esperándonos en la oscuridad, y créeme, no te gustaría encontrarte con ninguna de ellas. Pero en fin, ya es tarde, vete a dormir, y descuida, no acaba aquí tu educación, en el próximo alto te explicare el final de la historia, al menos hasta hoy e intentare hacerte entrar en esa dura cabeza de khadoriano algo de la geografía. Y ahora descansa. Si, es temprano aun, pero a los ogruns negros les gusta atacar de noche, y que me aspen si ese petimetre cignarita no nos ha hecho acampar en uno de sus territorios. Esta va a ser una noche movida.

1 Comments:

  • Llevo bastante tiempo con curiosidad por los Reinos de Hierro, el problema es que no conozco el D20 y no estoy por la labor de ponerme con ello (además de que es una pasta supone mucho tiempo), quizás se me pase el mono con el Gear Krieg. XD

    Un saludo

    By Blogger 13, at 16:21  

Publicar un comentario

<< Home